¿De dónde eres? con sandía

Ese momento, medio maravilloso, medio incómodo, que se produce cuando te presentan a alguien. ¿Me va a caer bien? ¿Le voy a caer bien? ¿De dónde eres? ¿En qué trabajas? ¿Qué series ves?… mentalmente entramos en modo FBI y nos imaginamos iluminando a nuestro interlocutor con un flexo hasta que nos confiese cuál era su sabor de potito preferido cuando era pequeño.

Pero la realidad es mucho más complicada que todo eso y llega un momento en que los temas de conversación escasean. Hemos hablado del tema Feliciano-Alba, de Trump, del brexit, de lo bien que le queda el último corte de pelo a los Gemeliers. Ya se han tratado todos los temas de interés general y no sabemos de qué hablar.

Aquí es donde entra en juego la sandía salvadora. Un buen pedazo para compartir que actúa como el perfecto rompehielos. Que si no me pongas tanto, que si no soy capaz de comerla sin mancharme… la tensión desaparece y presientes que éste es el comienzo de una gran amistad. Pues nada, ¡a brindar con Font Vella Levité!

Ingredientes
  • Sandía
  • Rulo de queso de cabra
  • Nueces o almendras
  • Rúcula
  • Aceite de oliva
  • Menta fresca
Preparación
  • Cortar la sandía en triángulos de 1-2 cm de grosor.
  • Calentar la plancha a fuego fuerte y colocar los triángulos de sandía durante 2 minutos por cada lado.
  • Lavar y picar dos hojas de menta.
  • Poner el queso, la rúcula picada sobre uno de los trozos y tapar con otro trozo. Pasar de nuevo ambos lados por la plancha para calentar el queso y retirar.
  • Picar un puñado de almendras o nueces y ponerlas por encima de la sandía junto con la menta.
  • Aliñar con un chorrito de aceite antes de servir.

*Nota: puedes añadir olivas negras picadas.